<< First  < Prev   1   2   Next >  Last >> 
  • 13 Jun 2017 2:59 PM | Silvia G. (Administrator)

    Antonio Maceo: La estirpe en el tiempo

    Por Dr. Orlando Gutiérrez-Boronat

    Para mi abuelo paterno, “Ten”



    Antonio Maceo y Grajales es la figura más enigmática de la historia de Cuba. Enigmático no por alguna falta de expresión válida en el pensamiento y la conducta del General, sino por la decadencia del pensamiento cubano oficialista de estos tiempos, que necesita utilizarlo como arquetipo o paradigma para ideas con las que no comulgó y formas de estado que jamás hubiera aceptado.

    Quien profundice en el misterio de Antonio Maceo encontrará a la Cuba profunda, e imbricada con esa profundidad, el destino que nos une con Venezuela, Haití, República Dominicana y Puerto Rico, encontrará como referentes históricos a los girondinos y nunca a los jacobinos, a los gibelinos y no a los guelvos. Con el Titán de Bronce muere el sueño de la gran confederación del Caribe, la gesta de Albizu es un homenaje a la estela del Mayor General, la Cuba de Castro una ofensa a su ideario.

    Para efectos de este ensayo, he recurrido como referencia de los pensamientos maceístas a la excelente investigación sobre el ideario del General escrito objetivamente por el académico e investigador costarricense Armando Vargas Araya. “Idearium Maceísta”, fue publicado por la Editorial Juricentro en Costa Rica en el 2001.

    La raíz del enigma

    Ninguno de los instrumentos aportados por la modernidad explica el surgimiento y la impronta de un Antonio Maceo. La modernidad y su decadente corolario, la pos modernidad, carecen de las vías teóricas para explicar cómo surge este tipo de ser humano, y que representa para toda la especie. Dispensen los manuales de marxismo, o de los ensayos de Sartre o de los teoremas freudianos. Para analizar a cabalidad a los Maceo, hay que ir a Roma.

    El misterio romano, que sigue extendiendo su colosal sombra hasta nuestros días, encontramos a un estado mundial cuyo legado fue heredado por los hispanos y que llegó a la extensión más grande que haya conocido ese estado bajo Carlos V y su República Cristiana. El desgaste de este estado, su desintegración bajo el asalto de las fuerzas centrípetas de los estados nacionales, resulta en la caída de un orden imperial bajo el cual los seres humanos adquirían una civilización global sin perder su identidad orgánica, por tanto interiorizando a esa civilización como parte de su mismo ser espiritual. La Revolución Francesa, el eventual dominio de esa Revolución por la secta jacobina, y el advenimiento de Napoleón Bonaparte constituyeron en términos síquicos, el desbordamiento del ego sobre el terreno de la razón, y la consecuente exacerbación infame del estado absolutista, a tal punto que necesitaba destruir la identidad de los hombres para poder acomodarlos al estado.

    En la América Latina esto significó el surgimiento de Bolívar, y la tragedia de una mente brillante atrapada por un mundo de egos desbordados hasta que se dio la catástrofe, aun no reparada, del estado sin orden, de aquel estado permanente de Guerra sobre el cual tanto advirtiera Locke en sus tratados sobre gobierno.


    La estirpe

    El estado romano fue el resultado de siglos de forja de un tipo de carácter donde el ego estaba subordinado al ser, y a la cosmología de una moralidad basada en la libertad de la razón. A pesar de las crisis políticas y las guerras, este carácter sobrevivió en los pueblos provenientes de Roma, en una vida moral estructurada, que permitió, y ha permitido, la superación de grandes lacras de la humanidad. Como escribiera Barrow, “el sentido del deber marcaba lo mejor del romano común: a menudo lo podría hacer pasar inadvertido, pero a la vez lo hacía capaz de convertirse en un mártir por un ideal”. La aceptación cristiana del sacrificio y la decisión de enfrentar el martirologio, era no solamente un fenómeno cristiano, sino también una característica romana.

    Esto nos lleva a Marcos Maceo, patricio de los Maceo, quien al igual que el otro legendario venezolano Narciso López, lucharon primero contra Bolívar y después por la independencia de Cuba, dando sus vidas en la batalla. Estos hombres luchaban contra el desmembramiento del imperio porque aspiraban al mantenimiento del orden, querían controlar las violentas convulsiones del alma humana con su secuela de guerras de clase y de raza, y del surgimiento de regímenes de casta, o personalistas, divorciados de la ideología universalista y de las consecuentes instituciones de derecho del imperio. Lucharon entonces por la independencia de Cuba porque ya el imperio había caído en este tipo de régimen, haciéndose necesario el restablecimiento del principio del orden, y una consecuente reorganización política alrededor de los altos valores de la humanidad. Un orden imperial que aun parecía reformable y salvable en Venezuela, ya es criminalmente insostenible en Cuba.

    Estos principios no eran diletantismo doctrinal, eran principios emanados de la vida misma. Hay una escena imborrable en la historia de los cubanos, una escena que aborda a plenitud el noble ideal de nuestras guerras de independencia: el 14 de mayo de 1869, Marcos Maceo cae mortalmente herido en el combate de San Agustín de Aguarás, muere en los brazos de Antonio Maceo y Grajales, hijo mayor de su segundo matrimonio, con Mariana Grajales. Recordemos que todos los hijos varones de Marcos Maceo de ambos matrimonios, incluyendo al primer Antonio, Antonio Maceo Téllez, caerán en la contienda patria. Recordemos que es Antonio Maceo y Grajales el que dirige la carga donde perece su padre. Lo último que Marcos le dice a su hijo y comandante, Antonio, es: “He cumplido con Mariana”. Es decir, los Maceo se deben a una religión privada de virtudes morales cimentada en el amor familiar que precede, que articula, cualquier compromiso o lealtad posterior, aman a su patria porque se les ha enseñado primero a amar la virtud.

    ¿Cómo explicamos este sacrificio, este sentido del honor objetivamente? Evoca una palabra esta escena, un concepto indispensable para la republicanidad que la modernidad está al perder pero sin la cual nos distanciaremos para siempre de la razón de nuestras luchas: estirpe. Estirpe es el linaje de hombres y mujeres unidos en lo básico por la sangre, pero sobre todo, obligados, generación tras generación con ciertos valores y virtudes.

    Estirpe no es un concepto biológico-racial, es, en su concepción clásica, es una idea moral con un corolario indispensable: la virtud, lo cual significa el ejercicio de lo moral en la cotidianidad de la vida, el predominio de la razón sobre las pasiones para entonces vivir como se piensa. Lo cual es la única, genuina y deseable libertad. La estirpe, entonces, es la huella del principio en la sangre, la orientación de la genética hacia la idea, generación tras generación, en una religión privada que une a los hogares en nación. La estirpe es el jardín de un pueblo. Eso son los Maceo, estirpe de una nueva nación.

    Es este el primer principio orgánico maceísta, de él devendrán el resto de las ideas que constituyen su esquema de pensamiento. Una y otra vez aparece este concepto en sus cartas y escritos: “…he de preferir siempre la venturosa vida del trabajo y la dulce esperanza de dar educación a mis hijos, para con ambas cosas contribuir al engrandecimiento moral y material de la Patria”. La familia es el más alto de sus valores, junto a la patria (1): “A los corazones honrados se les deshace el alma viendo que el tirano devora sus más caros intereses la Patria y la familia”.  Y su concepto de la nación comienza con esta concepto de estirpe, de familia, que de nuevo, responde al espíritu de la ética y la virtud y no a la biología: “Que concluya aquello de españoles y cubanos, es decir, que los hombres honrados de una misma familia se unan por los fraternales lazos de humanidad y origen, rechazando de sí mezquinas rivalidades de raza” (3)

    La naturaleza humana y las instituciones

    Es por esta concepción de la familia como fragua de altos valores, que Maceo entiende al ser humano como intrínsecamente social, obligado hacia los otros con deberes y normas en acción afirmativa de la razón. Es de ésta naturaleza social del hombre que emana el poder del estado. “El sentimiento de amor a la patria… se deriva de las condiciones constitutivas de la naturaleza humana y forma la base en la que se asiente la civilización, es universal y perpetuo” 4.  Por tanto la ley no es una construcción en el tiempo, resultado de la arbitraria correlación de factores de producción como nos establecería el marxismo, sino una emanación de la misma alma humana, base de toda institución legítima. “Yo deseo vivamente que ningún derecho o deber, título, empleo o grado alguno exista en la República de Cuba como propiedad exclusiva de un hombre, creada especialmente para él e inaccesible por consiguiente a la totalidad de los Cubanos. Si lo contrario fuese decretado en nombre de la República, sería la negación de la República por la cual hemos venido combatiendo…” (5)

    La institución es la salvaguarda de la sociedad ante el privilegio y los caprichos del poder. Maceo se siente obligado hacia la defensa de las instituciones y recomienda la reforma y no la destrucción de las mismas: “Mucho respeto me inspira la propiedad, sobre todo la bien adquirida; pero es de notar que si es legítima, la ciencia económica y la razón con sendos irrebatibles argumentos la defienden, si no, puede ponerse en contradicción con el progreso de las instituciones sociales y a este estado solo debe tenerse como un mero obstáculo que es fuerza orillar a todo trance”. (6)

    Estos valores constituyen la férrea noción del deber y del orden que avalan la ejecutoria maceísta. “…ante todo soy militar…siempre apoyaré al gobierno legítimo y no estaré donde no puedan estar el orden y la disciplina, porque vivir así sería llevar la vida a un perfecto bandolerismo”. (7) “Inquebrantable respeto a la Ley y decidida preferencia por la forma republicana, he ahí concretado mi pensamiento político…” (8)

    1 Vargas Araya, pag. 226

    2 Vargas Araya, pag. 415

    3 Vargas Araya, pag. 416

    4 Vargas Araya, pag. 225

    5 Vargas Araya, pag. 404

    6 Vargas Araya, pag. 411

    7 Carta a al General Vicente García, julio de 1877, diversas fuentes


    Constitución y República

    Para Maceo, la Constitución es la esencia jurídica de la república, el cúmulo de leyes humanas que reflejan las leyes inherentes de la naturaleza humana…”universales y perpetuas”. La independencia es para él, instrumento de estos valores trascendentes. Explicaba sobre la misma en sus Cartas de Jamaica: “condición previa e indispensable para fines ulteriores más conformes con la moral y la justicia…no trabajamos principalmente para nosotros ni para la presente generación, bien al contrario, muévenos sobre todo el triunfo del derecho de todas las generaciones que se sucedan en el escenario de nuestra Cuba…deseo para mi patria una Constitución que sea un verdadero resumen de las leyes de la Humanidad”. Es clave entender este principio del ideario maceísta: las leyes de la humanidad son inherentes a la naturaleza humana y preceden, y son la fuente de autoridad legal. Es esta la concepción clásica, estoica, del derecho natural y del derecho positivo. “La República”, escribe el General Antonio en 1879, “es la realización de las grandes ideas que consagran la libertad, la igualdad y la fraternidad de los hombres”. (9)

    Entiende a la República como entiende a la familia y a la patria, como concordia de amor y deber donde los intereses son reconciliables en el quehacer de la soberanía: “Queremos la libertad de Cuba, anhelamos la paz y el bienestar de mañana para todos sus hijos, sin poner tasa al sacrificio ni tregua al batallar”. (10) Este ideal fraterno de la república incluía su perspectiva ante las relaciones raciales…”a los blancos les decía – ved que los hombres de la raza negra hacemos a vuestro lado: ayudaros en esta obra de abnegación y patriotismo para la conquista de la libertad y la independencia: y esto significa que nosotros somos dignos de compartir con vosotros las grandezas de la libertad y los beneficios de la democracia. Y a los negros, a los de su propia raza…Vais a crecer y os vais a desarrollar con la libertad, pero por vuestro esfuerzo y merecimiento; tenéis que conquistar la admiración de vuestros hermanos para que os den después de esa admiración el cariño, y así es como se establecerá entre nosotros el imperio de la confraternidad”. (11)

    La libertad

    En lo personal, la libertad es el ideal máximo de Antonio Maceo. Debemos entender, sin embargo, que su definición de la libertad no es horizontal, si no vertical. El General Antonio es clásico en sus análisis y determinaciones, para él la libertad no es simplemente libre escogencia entre gustos en un mundo de referencias morales relativas, como nos propondría la pos modernidad, sino que la libertad consiste en un movimiento ascendente hacia la luz, hacia la ampliación de la conciencia y el dominio de la razón sobre las pasiones. La libertad es el camino del perfeccionamiento moral, donde mediante el ejercicio de la razón, que es la virtud, el hombre se hace partícipe pleno de la Creación. Así escribe Karl Krause. Uno de los filósofos más leídos por Maceo, filósofo alemán muy traducido en el mundo hispano, quien elaboró su pensamiento sobre la cosmovisión estoica. No hay cabida para el determinismo materialista en el pensamiento maceísta, sería para él, la esclavitud del pensamiento

    Lo que define a la especie humana es su capacidad para el pensamiento y la emoción. Vivir como se piensa es la suprema libertad, esto cree Antonio Maceo. “Mis actos son el resultado, el hecho vivo de mi pensamiento”. (12) El honor personal consiste en la subordinación voluntaria a este conocimiento y a esta transformación de la conciencia en todo lugar y en todo momento de la vida. Por tanto, para él, el honor es un valor superior a la vida misma. “Primero honor y después la vida”. (13) Consecuentemente es la conducta moral por lo único que se debe juzgar el talante de los hombres: “Yo extiendo mi voz a todos los pueblos que hayan sufrido la dominación, y que no vean en el hombre el color de su piel, sino sus condiciones morales”. (14)

    8 Vargas Araya, pag. 171

    9 Vargas Araya, pag.397

    10 Vargas Araya, pag. 414

    11 Vargas Araya, pag. 415


    La libertad es para el General la capacidad humana de confluir con fuerzas espirituales superiores que son la fuente de lo mejor en cada ser humano. “Si la Providencia y la Patria me llaman de nuevo al cumplimiento del deber”. (15) Para el General Antonio Maceo tiene esenciales condiciones. En lo social, la libertad de expresión, articulada por la libertad de prensa, y en lo político, el sufragio universal, base real de toda soberanía nacional. “El porvenir de Cuba le pertenece a un pueblo entero y no tenemos el derecho de disponer de él en discordia con sus intereses político-sociales”.

    Fundador del periódico El Cubano Libre, órgano oficial de los mambises en Oriente, es incapaz, por sus convicciones, de subordinar éste a un control autoritario. “En él escriben los que quieren y pueden hacerlo, sin que jamás haya impuesto mi criterio político a ninguno de sus redactores”. (16) La libertad de expresión es para él parte de su honor personal, “…máxime cuando tengo por costumbre respetar las opiniones ajenas”. (17)

    Maceo y la nación

    En la morfología de la cultura cubana, el florecimiento de estirpes como la de los Maceo es la señal vital de una cultura joven que respira hondo, que ha cobrado conciencia de sí misma y ha desarrollado sus propias y autóctonas formas de expresión, es decir, el carácter propio que surge cuando se interiorice la aceptación de las formas del espíritu. Es esto lo que explica como un ser humano, tras la muerte de su padre y de todos sus hermanos varones, después de perder una y otra vez todas sus propiedades y recibir no menos de 25 impactos de balas en tiempos antes del descubrimiento de la penicilina, a menudo receptor de envidias, prejuicios y sutiles intrigas por partes de los suyos, siga luchando con tanta brillantez, por tanto tiempo.

    Hay que entender que los próceres cubanos, las familias cubanas, no acuden a la insurgencia armada festinadamente, o como necesidad doctrinal de alguna malvada ideología. Son hombres y mujeres de bien, creadores de riquezas, que tras un largo proceso de más de un siglo de reclamaciones cívicas y pacíficas ante un orden imperial cada vez más inflexible y corrupto, recurren a una guerra libertadora como último recurso de la razón. En esto se asemejan más a los revolucionarios norteamericanos que a los franceses. El paradigma de un Antonio Maceo es un George Washington y no un Maximiliano Robespierre.

    No, no hay un Maceo dictador o un Maceo caudillo, no hay un Maceo asesino, bandolero disfrazado de patriota. Hay un Maceo pensante, soldado al servicio de una jerarquía de valores que su aguda inteligencia y su formación familiar le han mostrado. No, no hay un Maceo revolucionarista, ideólogo implacable, capaz de destruir instituciones para darle espacio a sus odios. No hay un Maceo que salta de pueblo en pueblo, de continente a continente, destruyendo y nunca construyendo. Hay un hombre libre llamado Antonio Maceo con raíz, que lucha por lo suyo, por los suyos a los cuales define por el contenido de su carácter, que tiene la mirada siempre clavada en el horizonte de las altas posibilidades humanas y que de ahí no varía.

    El tiempo, parafraseando a Heráclito, fluye como un río. Pero hay hombres que por su apego a las formas eternas del ser, se apartan de las corrientes para erguirse como señal eterna de libertad para todas las generaciones venideras. Así es nuestro general Antonio, a la orilla del tiempo, faro incansable del destino genuino de nuestro pueblo.

    12 Vargas Araya, pag. 424

    13 Vargas Araya, pag. 408

    14 Vargas Araya, pag. 196

    15 Vargas Araya, pag. 406

    16 Vargas Araya, pag. 405

    17 Vargas Araya, pag. 405


  • 26 Apr 2017 5:24 PM | Silvia G. (Administrator)



    Dr. Orlando Gutiérrez-Boronat
    26 de abril del 2017

    En días recientes, Lilian Tintori, esa valiente y digna venezolana cuyo esposo, el líder democrático Leopoldo López, está preso por luchar por los derechos y las libertades de todos los venezolanos, exhortó a las fuerzas armadas, a la guardia nacional y a la policía de su país a no reprimir a sus compatriotas, a no seguir las órdenes inmorales dadas por Maduro para reprimir a ese pueblo que en las calles, está desafiando a la dictadura.

    En días recientes también, tres jóvenes suboficiales del Ejército Venezolano tuvieron el valor, la hidalguía y el honor, todas estas cimeras virtudes militares, de filmar una exhortación a sus compañeros de armas exhortándolos a no acatar las órdenes dadas por el régimen inmoral de Maduro.

    Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela hizo también un llamado parecido…ha exhortado a los militares a no acatar las órdenes de la dictadura de Maduro para reprimir a un pueblo que lucha por sus derechos y libertades.

    Por estas ondas de Radio República, que sabemos que se escuchan en Venezuela, nos hacemos eco de este llamado que está haciendo la oposición venezolana a los militares hermanos para que no repriman, para que no persigan al pueblo, para que no colaboren con el secuestro de las libertades públicas, para que no sean instrumentos de un poder extranjero…el castrista…que ocupa actualmente, cual fuerza colonial invasora, a la hermana república de Venezuela…

    MILITAR VENEZOLANO NO LE HAGAS LA GUERRA A TU PROPIO PUEBLO, NO COLABORES CON EL PODER EXTRANJERO CASTRISTA QUE INVADE A TU PAÍS!! LUCHA CONTRA ELLOS!! TUS ARMAS SON DEL PUEBLO!!!

    Es que un mismo régimen, el castrista, controla hoy a dos países: A Cuba y a Venezuela, ese régimen es un antro de corrupción vestido de socialismo…ese régimen es una dinastía vestida de gobierno, un parásito que chupa las energías vitales de dos naciones hermanas…

    Y es importante en esta misma onda que también hablemos con los militares venezolanos, que continuemos nuestro diálogo con nuestros hermanos uniformados…

    No estamos en Cuba en las mismas condiciones de lucha que estamos en Venezuela, pero ese momento también vendrá en Cuba.  Para llegar a ese momento hay que comenzar a resistir desde ahora mismo.  Por eso militar cubano, es importante que desde ahora entiendas que tú, que tus compañeros de armas, son los defensores del honor y la integridad nacional.  No mancillen esa misión poniéndose al servicio incondicional de una dinastía corrupta…Esos luchadores por la democracia que están siendo arrestados y pisoteados ahora, son los que luchan por tus libertades y tus derechos mañana…ellos son tus aliados naturales…

    Rompe con el régimen militar cubano…primero en tu corazón y después con tus acciones.

    Hay que luchar por la libertad donde quiera y como quiera que podamos…

    El pueblo de Venezuela está a la vanguardia ahora, en las calles, valientemente luchando por su libertad…pero el centro del mal está en Cuba…alístate para la lucha, militar cubano, únete a los tuyos en la no cooperación…y apoya a tu nación cuando está al fin se pare como una sola para expulsar a los tiranos…nunca estarás solo, el exilio y la resistencia te lo han demostrado.



  • 31 Mar 2017 5:08 PM | Silvia G. (Administrator)

    Dr. Orlando Gutiérrez-Boronat
    27 de marzo del 2017



    El exilio cubano está de pie y en marcha, con los brazos extendidos hacia los hermanos y hermanas en la Isla con el afán de unirnos como la misma nación que somos para concluir exitosamente la fase final de esta lucha por la libertad.

    Se busca, se empieza a trabajar, para el momento en que el pueblo pueda levantarse y poner de rodillas a la dictadura. Esta es la tesis del Paro Nacional, de la acción de la población encaminada al cambio real hacia la libertad y la democracia.

    Sí el exilio se mueve, la Cuba de intramuros se moverá también.  Une a los cubanos dentro y fuera de la Isla una fuerte fibra de identidad nacional que los hace una gente común con un destino común.  Ese plebiscito diario que, según Renán, ha de tomar un pueblo diariamente para seguir siendo nación, lo toman los cubanos de adentro y de afuera todos los días, aunque sea soñando con una misma libertad. Pero es necesario convertir ese plebiscito diario, invisible, que los cubanos han seguido tomando a pesar de la tiranía, en acción política y social que abra el camino hacia la libertad.

    En el exilio hay aires nuevos soplando, brisas frescas, como cuando hace esa inhalación en el momento clave un corredor de maratones al acercarse a la vuelta final.  Se inunda el destierro de esa energía vital necesaria para cumplir con el cometido anhelado.  Vimos atisbos de esto en el acto Todos por Cuba Libre celebrado en el Hotel Hilton del aeropuerto de Miami el 11 de octubre del año pasado: las organizaciones de la resistencia, unidas en pensamiento y acción, el pueblo movilizado como individuos, asociaciones, municipios y gremios, la juventud presente, una nueva dinámica irrumpiendo como elemento de lucha.

    Una nación se renueva en su unidad.  Pero la unidad es falsa si no se nutre de la pluralidad que la compone.  Y la primera unidad que está renovando y fortaleciendo al exilio ahora y que renovará y fortalecerá a la patria sojuzgada después, es la unidad entre las diferentes organizaciones de la Resistencia dentro y fuera de la Isla.  Vemos expresión de esto en la Asamblea de la Resistencia Cubana y su coordinación con el Foro de Derechos y Libertades dentro de Cuba, ambas coaliciones compuestas por algunas de las más activas organizaciones de lucha dentro y fuera de la Isla.

    La segunda unidad que se vincula con ésta, es la unidad entre el pueblo cubano en el exilio y la Resistencia.  El pueblo en la Isla esta amordazado, reprimido para que no se exprese.  El pueblo cubano en el exilio, su representante natural, no lo está.  Así de forma manifiesta y constante expresa su respaldo a la Resistencia y más aún, su apoyo y su participación en las tesis de lucha de ésta. 

    De esta realidad se nutre la concepción del Paro Nacional.  El arma que le queda al pueblo de Cuba en su contienda por el cambio, el recurso que puede esgrimir en su batalla desigual por la justicia, es precisamente el poder latente de este pueblo.  Tal es la naturaleza de la unidad orgánica entre el pueblo cubano dentro y fuera de la Isla, que la movilización real de ese pueblo, en cualquier orilla que se encuentre, hacia el cambio, hacia la libertad real, tendrá resultados inmediatos y medibles. 

    Tenemos que movernos como pueblo para el cambio, y ese movimiento se inicia dondequiera que se encuentre el pueblo, en cualquier lugar donde le sea posible levantarse y echar a andar.  Por lógica, nos toca aquí en el exilio, pero si nos empeñamos en el esfuerzo, si somos íntegramente consecuentes con el mismo, si tenemos la inteligencia para actuar estratégicamente y conciliar voluntades, ese primer movimiento del pueblo se hará sentir en todo el pueblo.

    La estructura de virtudes donde se basa la unidad del pueblo con su vanguardia en la Resistencia, es la unidad de la familia cubana en el sueño de una patria libre y democrática.  Ese ideal ha sido noblemente transmitido de una generación a otra de cubanos dentro y fuera de la Isla.  Vimos una vigorosa expresión de este fenómeno en la movilización generalizada de jóvenes en las calles de Miami para celebrar la muerte del tirano.  En esa juventud, en el pacto generacional forjado espiritualmente entre abuelos, padres, hijos y nietos, radica la espera de una Cuba libre.  Tiene hondas reservas la libertad de Cuba, llegó la hora de movilizarlas.

    Hay que mover al pueblo, y el pueblo se va a mover.  Será un arduo esfuerzo, en contra del pesimismo y la apatía de muchos, contra las miopías y los celos y las pequeñeces de otros, abatidos por la artillería de mentiras que el aparato de inteligencia de la tiranía dejará caer sobre el pueblo que comienza a trabajar hacia el paro y finalmente, enfrentados a la represión que ese régimen hará descender sobre ese pueblo que se levanta.

    Lo que hace falta es marchar juntos, unidos, y creer en nosotros mismos, porque el Paro es cada cubano que se levante, cada cubano que no coopere con la tiranía, cada cubano que movilice a otro cubano para prepararnos para ese día en que le digamos a los tiranos que su tiranía ha terminado. 

    Para eso, para eso hará falta mover a todo el exilio, a todas sus organizaciones, a todas sus generaciones y especialmente a toda su juventud. Es en la calle donde recuperaremos la libertad. 

     


  • 06 Mar 2017 1:25 PM | Silvia G. (Administrator)



    -Dr. Orlando Gutiérrez Boronat


    Querida Cuba:

    El Directorio Democrático Cubano te escribe estas líneas para extenderte nuestro más sentido pésame por el reciente fallecimiento de uno de tus hijos luchadores y valientes.

    Su nombre era Hamell Santiago Más Hernández. Tenía 45 años, era preso político y padre de familia. Un hombre joven, de color ébano como el General Antonio,  nacido en esa cuna de patriotas, que desde los Maceo hasta los País, ha sido Santiago de Cuba.

    Los farsantes que ostentan el poder lo encarcelaron por levantarse, por atender a su deber como hombre y como cubano, y erguirse contra los opresores y parásitos que están matando a una nación con tal de quedarse en el poder. Era activista de UNPACU y murió, resultado de la enfermedad que contrajo en las condiciones inhóspitas de la prisión política y del abandono y negligencia médica a la que lo sometieron sus secuestradores.

    Las naciones, como la naturaleza misma, tienen sus ciclos, por eso en la historia de los pueblos se repiten las fechas, cual campanada espiritual que impide que los hijos de la nación olviden a los grandes que por ellos murieron. Murió Hammell un 24 de febrero, igual al dia en que en Baire los hermanos Lora gritaron vivas a la independencia en 1895 dando inicio al esfuerzo definitivo por la libertad, igual al dia en 1996 que dos pilotos cobardes asesinaron a cuatro jóvenes idealistas de Hermanos al Rescate en espacio aéreo internacional, igual al dia en que la Resistencia logró unirse en Concilio Cubano para entonces enfrentar la peor represión, igual al dia en que murió esa gigante de la dignidad que fue Mario Chanes de Armas, quien cumplió 30 años de prisión plantado, en rebeldía, por rehusar cooperar con los que traicionaron a los ideales del Moncada y del Granma, ambos de los cuales fue veterano.

    Sé que lloras Cuba, como madre que ha perdido a un hijo que la amó con humildad y entereza, sé que lo extrañas como toda madre extraña a todo hijo fallecido, aunque lo sabes trascendido al reino de la gloria, ya imbricado para siempre con los colores eternos de nuestra bandera, de tu bandera. Te abrazo ,

    Cuba, te beso y te acaricio y te quiero consolar con mi propia lucha, pero te confieso que aunque te veo herida y llorosa, te admiro mucho más que nunca, me asombró ante tu misterio como nunca antes, porque que fibras tienes tú, patria mía, patria de Hammell, de Antonio y Frank y Pedro Luis, que después de tantos años de opresión, siguen naciendo de ti patriotas. Era para que solo esclavos se formaran en tus entrañas, sin embargo, sigues dando a luz a hombres y mujeres que viven para la luz y que dan sus vidas de luz por aquellos que aun están en las tinieblas.


    ¿De qué estás hecha tú, mi Cuba, que no te cansas de parir titanes? ¿Con cual propósito divino te trajo Dios al mundo que a pesar de una noche que parece sin fin tú sigues pariendo gente que saben de la luz y aman la luz e insisten vivir alineados con esa luz que tienen adentro?

    Que dicha la nuestra de ser cubanos, de haber nacido de un ser como tú, ser de una misma sustancia con la libertad y la razón, gloria a Hammell y a los que como él, se levantan todos los 24 hasta que en Cuba sean realidad los ideales del 24, los ideales de humanidad y fraternidad y libertad y tolerancia y democracia y pluralidad. Triunfante son Hammell y todos los luchadores como él que no se rinden, que rehúsan bajar la cabeza cual mansos bueyes, e insisten en mirar hacia arriba, hacia los cielos, buscando esa estrella que ilumina y mata, esa estrella ardiente, que Martí sobre su frente puso a nombre nuestro. Pobres lo que olvidan de quien son hijos y a quien se deben, pobres aquellos que sabiendo la verdad, conociendo lo que es real, cooperan con la corrupción y el crimen. Pobres especialmente aquellos, que desde las mismas Fuerzas Armadas, en vez de poner sus armas al servicio del pueblo, al servicio de la luz, prefieren erguir susbayonetas en defensa de los traidores.

    Mi pésame y mi orgullo, patria mía, Cuba querida. Y mis felicitaciones. Porque después de tantas décadas en que intentan someterte a la mentira sigues dando hombres y mujeres que saben morir por la verdad.



  • 28 Feb 2017 2:25 PM | Silvia G. (Administrator)

    Invitación a Pensar

    De: Julio Estorino

    La Asamblea de la Resistencia Cubana ha comenzado una campaña de mensajes dirigidos a los militares cubanos que se me antoja necesaria, oportuna e inteligente. No se trata de alocuciones doctrinarias, ni de arengas gradilocuentes, mucho menos de hostiles invectivas. Todo lo contrario, son mensajes de tono fraternal y respetuoso, sólidamente razonados y persuasivamente transmitidos, cuyo logro más

    importante es que insertan la crisis de la nación cubana en el ámbito personal de quien escucha y, sobre todo, inducen a pensar. No es lo mismo saber que no hay libertad en tu patria, que internalizar el concepto de que tú no eres libre; no es lo mismo darse cuenta de que peligra el future de la nación, que entender que ése es el futuro de tus hijos; no es igual conformarte con ser parte del problema, que descubrir que pudieras ser parte de la solución, y por ahí va la cosa.

    En estos mensajes se hace ver a los miembros de las fuerzas armadas que no se les puede considerar a ellos como responsables de los crímenes y atropellos de los dirigentes del castrato; que no tienen que temer a un cambio hacia la democracia y que ellos no tienen por qué sentirse atados a un sistema que oprime por igual a todos los cubanos, ya que su lealtad es, y debe ser, hacia la República, hacia la nación, y no hacia la dictadura.

    Digo que es una campaña necesaria porque resulta evidente que si la causa de la liberación de Cuba pudiera contar con la participación de los militares que, por su edad y trayectoria, no son responsables directos de los grandes crímenes cometidos por la alta dirigencia revolucionaria, se estaría dando un importante paso de avance, se estaría restando fuerzas a la dictadura y agregándolas al empeño libertador.

    Digo que la campaña es oportuna, porque la muerte de Fidel Castro, la edad de Raúl y el anunciado, aunque no seguro, retiro de éste de algunos de sus puestos en la cúpula gobernante, a tener lugar dentro de un año, nos acercan inevitablemente a un cambio de guardia, que sabemos, más o menos, cómo habrá de empezar, pero nadie sabe cómo pudiera terminar. Esta incertidumbre alcanza también, y mucho más directamente que a nosotros, a los estamentos militares del régimen y no solamente a ellos, también al funcionariado de la segunda fila hacia abajo. Si nosotros vemos con interés ese cambio de guardia, ellos lo ven con preocupación.

    Y digo que esta campaña de la Asamblea de la Resistencia es inteligente, porque el desafío que la historia nos plantea, al cabo de casi sesenta años de un totalitarismo descubanizante y deshumanizante, no es el desafío de ganarle la contienda a la tiranía, sino el de sanar y salvar el alma de la nación, algo que no podremos lograr con un enfoque de vencedores y vencidos, sino con un espíritu de sincera hermandad, que encarne el concepto de que los únicos excluidos de la liberación serán los grandes responsables de la esclavitud y aquellos que se empeñen en mantener la misma hasta el último momento.

    Todo esto debe ser transmitido a los militares cubanos por todos los medios a nuestro alcance, y debe ser hecho así, de cubano a cubano, de hermano a hermano, sin tonos doctorales ni actitud admonitoria, invitando a pensar y sin esperar resultados inmediatos. Los resultados se verán en su momento y tendrán la contundencia que emana del propio convencimiento. Sin convicción, no hay solución.


  • 13 Feb 2017 3:01 PM | Silvia G. (Administrator)



    Havana, 1/5/17 -Scott Gilbert Founder and CEO of Coabama Trading LLC, signing international selling-buying contract with Cuba.  Gilbert will buy 40 tons charcoal made from the invasive woody plant marabou.

    Mr. Gilbert, this Indeed is the "Perfect Example"

    This article began with a simple mission, help put out the word on the forced labor camps producing charcoal from the marabou plant in Cuba. The inspiration for this piece came from Eliecer Bandera Barrera, a Cuban Human Rights Activist (with UNPACU) who was sentenced last September to three years in a Cuban prison for exposing the truth behind what has been touted as the first commercial export in a half century from Cuba to the U.S. As the article progressed, some connections appeared which further enlightened me about the true nature of US-Cuba engagement.

    You see, the Castro Regime  has been very busy spinning a tale of products coming from "privately run" or "cooperative farms" in Cuba. Take the case of the Marabou charcoal which was said to be produced by "hundreds of worker owned cooperatives" according to an article in the Chicago Tribune[1]. 


    Eliecer Bandera Barrera

    Barrera risked his own safety and freedom by filming an actual marabou camp.  He captured the reality that those preaching "engagement" and "normalization" refuse to face:

    This video which cost Barrera three years of liberty, shows the inhumane conditions these marabou Cuban workers are forced to endure. The cruel reality bares no resemblance whatsoever to what one would envision terms such as "privately owned" or "cooperative farms" would mean. Behind the smoke and mirrors one sees human beings who will sleep on a make shift mattress made of grass inside a dilapidated structure that is exposed to the elements and are not permitted to have blankets. The energy they will need to muster to start working the fields comes from one piece of bread and the sugar they will mix with water. They get are no safety-type gear of any kind and those hatchets they use to cut the marabou? Well, they are expected to pay those back. Working under the harsh tropical sun, they find themselves having to drink from a dirty water pond which they share with cows. Bathing takes place in a canal with muddied water from which they also occasionally have to drink from. 

    On the video workers declare being paid between $200-$300 Cuban pesos per ton of marabou carbon they produce, at times even less. This is equivalent to $10-$15 American dollars per ton.  This deal brings the Castro Regime $420 American dollars per ton of marabou charcoal. 

    Washington DC-based attorney Scott Gilbert has been the leading US proponent of the marabou deal with the Castro Regime.  Upon signing the selling-buying contract for marabou charcoal with Cuba, Scott Gilbert stated "the deal “marks the beginning of a new era of trade between the United States and Cuba. This is a perfect example of a win-win for both our countries.”  

    Gilbert owns a series of companies all dedicated to business with the Castro Regime.  These include: Coabana Trading, which is is engaged in brokering a variety of import and export projects on behalf of U.S. and Cuban businesses, Coabana Development LLC, Coabana Holdings LLC, and Reneo Consulting which boasts on its website of having "built strong and lasting relationships with the Cuban government".

    What makes all of this of particular interest is that Scott Gilbert is the attorney that represented Alan Gross, the captured American contractor.  The negotiations for Gross' release was one of the justifications given by the Obama Administration for the engagement strategy with the Castro Regime. 

    Much has been said lately about getting internet connection to Cubans. Ironically, it was Gross' attempt to get internet connectivity to Jewish synagogues that sentenced him to 15 years in a Cuban jail, of which he served five years. According to Gross on a 60-Minutes interview that aired November 2015,   the Cubans threatened to rip off his fingernails and hang him. He lost 110 pounds and five teeth due to lack of nutrition and would spend his days walking 10,000 steps in circles inside his 18' by 18' roach and ant infested cell which he shared with two other prisoners. 

    In May of 2015 Gilbert hosted at his home the launch of  "New Cuba" a political action committee. The mission of New Cuba is to lobby Congress to end travel restrictions for Americans wanting to visit the communist-run island as well as expanding trade. New Cuba is part of Engage Cuba, a national coalition dedicated to ending the 1996 Cuban Liberty and Solidarity (Libertad Act) of 1996. This Act (referred to as the "Embargo") lays out a blueprint for the lifting of U.S. sanctions based on:

    • Release of all political prisoners
    • Legalization of opposition political parties and other civil society organizations
    • A time table for free multiparty elections.

    The lopsided nature of this engagement, and Gilbert's business interests with the Castro Regime is quite ironic.  Independent farmers aren't producing the Cuban marabou charcoal, slaves in a work camp are.  Far from benefiting human rights activists, these deals victimize them, as is the case with Barrera, who has been imprisoned for his expose of the camp.  Far from empowering the Cuban people, as the Obama Administration insisted that its engagement strategy meant to do, the marabou charcoal deal clearly exemplifies how trade with the dictatorship leads to greater exploitation of Cubans.


                         Photo: Miami Herald

    In speaking with Fox News Latino this past May encouraging companies to do business with Cuba, Gilbert was asked what was the critical turning point with his dealings with Cuba, he cited having asked the Cuban "government" what they wanted from the U.S. and getting an immediate, one word answer: RESPECT [2]. Ironically demanding the same thing the Castro Regime has denied the Cuban people. Ask anyone beaten, detained, imprisoned or working at a marabou camp about the "respect" they receive from this regime. 

    Worldwide outrage has taken place whenever other inhumane  working conditions have been revealed and when innocent people are thrown in prisons for promoting human rights. The demand for workers rights and the liberation of political prisoners cannot be ignored when it comes to Cuba. 


    [1] http://www.chicagotribune.com/news/nationworld/ct-first-cuban-export-to-us-artisanal-charcoal-20170105-story.html

    [2] http://video.foxnews.com/v/4238256449001/?#sp=show-clips








  • 01 Feb 2017 9:51 AM | Silvia G. (Administrator)



     by: Dr. Orlando Gutiérrez-Boronat


    The death of Carlos Fernández Gondín is quite possibly of greater importance for post-Castroism than the death of Fidel Castro itself. You might ask yourself, why we would make such an assertion. Undoubtedly, Fidel Castro was the obsolete symbol of a cruel social experiment, which failed miserably. However, Carlos Fernández Gondín was the gray eminence representative of the continuity of the repressive strategies laid out by the original heads of the tyranny. In order to achieve the level of fear inspired by Gondín within the Regime, the next line of officials of the Ministry of the Interior (MININT) and the Ministry of the Armed Forces (MINFAR) will need to decide whether to continue down a path of endless crimes against humanity.

    Gondín directed or supervised some of the most repressive crimes of Castro’s tyranny, making him a figure greatly feared by the rank and file of the MINFAR and MININT.  These heinous crimes included    

    • Massacre of the survivors of a small guerilla group led by the     legendary rebel commander Vicente Méndez
    • Torture and execution of young FAR officials conspiring against the Castro Regime in the early 70’s
    • Execution of General Arnaldo T. Ochoa Sánchez and other MINFAR and MININT officers in order to cover up Castros’ drug smuggling operations
    • Sinking of the March 13 tugboat which killed 37 innocent men, women and children
    • Persecution and repression against Cubans seeking freedom in Cuba

    In this capacity, Gondín also played an important role in the Castroite operative vanguard that paved the way for military intervention in Angola in support of the brutal MPLA.  He also conceptualized and coordinated the deadly 2014 attacks in Venezuela against the student uprising.

    According to a high-ranking official of the FAR who broke with the tyranny, Gondín was part of the essential “knot of power.…” The knot of power made up of a tiny nucleus of men named Fidel and Raúl Castro, Ramiro Valdés, José Ramón Machado Ventura, Abelardo Colomé Ibarra…and Carlos Fernández Gondín.  This is the nucleus responsible for a litany of disastrous decisions which have led Cuba into a demographic catastrophe fueled by a social, economic, and moral crisis.

    Gondín, a man of absolute and unwavering loyalty to Fidel and Raúl Castro, was one of the regime’s characters most directly linked to crimes against humanity. He was a pillar of the repressive strategies that have contributed up to now to the longevity of Castroism.

    Gondín’s physical absence makes clearer than ever the dilemma facing the new generations of capable men and women within the rank and file of the tyranny.

    Nature itself appears to be sweeping off the face of the Cuban nation this throng of criminals. The new generation of leaders of the Regime must ask: Do we want a Cuba that continues to follow the suicidal path paved with destruction, disunion, and death to which this monstrous nucleus of men have condemned it to?

    Will the new generation of Cuban professionals repeat crimes like thoe of Gondín and his co-conspirators, or will they instead work from where they are to change the course of Cuba’s destiny towards one of human rights, restoration of liberties, and the reconciliation of all Cubans, so that  a new and prosperous republic will rise?

    I know this is an urgent decision, the state of the country is grave: the economy collapsing, Venezuela can take no more; a new administration is in power in the United States, and above it all, the Resistance inside and outside Cuba finds itself with more energy than ever in its desire to achieve a free Cuba.

    Yes, the legacy of Gondín speaks of repression, of crushing Cuban liberation efforts, and similarly it serves as evidence that the desire and effort by Cubans for freedom has been incessant and have been and have required the Regime's constant repression. Will the new generation of young Cuban officers truly want to perpetuate the frantic struggle between Cubans, a struggle that has cost Cuba decades of mourning and stagnation? Will they swallow the bitter pill of just one family and one party pretending to keep the country in a coma?

    Castroism will die; it will die, become dust and disappear leaving Cuba in ruins…Can anyone who truly loves their country want to perpetuate such infamy?


  • 24 Jan 2017 8:55 AM | Anonymous

    (Al acercarnos al primer aniversario de su fallecimiento)

    por Dr. Orlando Gutiérrez-Boronat


    La historia sirve de lienzo donde se imprime, cual mosaico de perspectivas, la expansión de la conciencia humana.  La expansión está marcada por el desarrollo de diversos y sucesivos estados de conciencia cuya validez radica en la exactitud con que reflejan la realidad fundamental de la existencia.  Esta exactitud se mide mediante la precisión que estas lecturas de la realidad mantienen en el tiempo, aun con el paso de las generaciones que primero las formularon.

    La transición de un estado de conciencia a otro está marcado por el surgimiento de símbolos, es decir, una persona u concepto emblemático que llega a representar, a encarnar, una realidad trascendente, que es la que orienta hacia una certidumbre en el horizonte de la existencia humana.  La filosofía es la búsqueda de esa certidumbre.

    La aproximación filósofica a una figura determinada constituye un instrumento diferente al que emplearía, por ejemplo, un historiador mediante una biografía, o un sicólogo mediante el estudio síquico de una personalidad.  La aproximación filósofica destila o intenta destilar,  las constancias ontológicas en una vida determinada para comprender la verdad trascendente que esta vida, como evento en el horizonte de la existencia humana, señaló.  El logro de la personalidad filosófica en una cultura/civilización puede ser también la manera en que un estado de conciencia se revela en la medida que se palpa la disposición de la sociedad para asimilar al mismo.

    El logro por parte de una cultura de generar un filósofo, marca su transformación en civilización. El filósofo es el ser comprometido con la verdad, que impulsa los instrumentos de esa cultura y civilización hacia lo trascendente.  La personalidad filosófica es la verdadera personalidad épica, porque en un mundo de poderes donde a menudo se imponen las bajas pasiones, eleva la frente de la especie hacia la luz de las estrellas.

    El filósofo está comprometido con la verdad a tal nivel, y de tal manera, que la búsqueda y la definición de la misma se convierte en su vida misma, y se plasma en cada expresión de su ser.  La vida filosofal es la vida orientada hacia la verdad. 

    Los griegos describían este tránsito de la conciencia como uno que iba desde el doxai, el campo clarioscuro de la opinión, donde conviven sombra y luz, mito y simbólo, el rumor y lo no comprobado con lo discernido y explicado, hasta el epistemé, que es el conocimiento puro, el área de exposición plena de la verdad ante la conciencia.  Todas las formas de conciencia, en todas sus expresiones, transitan de alguna manera este camino.  La conciencia busca la integración con la ley, con la misma razón que anima el orden que habitamos. 

    Esto, en gran resumen, es la tradición de la filosofía clásica.  De esta fuente bebió Jorge Valls Arango, dirigente estudiantil, revolucionario cubano, poeta, dramaturgo, preso político, escritor y profesor, cuyo pensamiento estuvo consagrada a la filosofía, y cuya obra dedicó a transmitir íntegramente esa filosofía, esa enseñanza y credo, y en supremo sacrificio, los días de su vida, para que generaciones subsiguientes puedan seguir trabajando sobre la búsqueda de la verdad.  Su obra, publicada en español, inglés y francés, ha sido reconocida y apreciada por quienes participan de la cultura de la verdad y la civilización del amor. 

    Para Jorge Valls, el corazón de la razón de este orden existencial es una inteligencia moral suprema cuya máxima expresión en la historia del desarrollo de la conciencia humana ha sido el Cristo: su nacimiento, victoria en la Cruz y Resurrección, dejando como instrumento de comprensión de la verdad revelada a la Iglesia Católica Romana, específicamente y al cristianismo, en términos generales.

    La base de la comprensión de lo que significó Jorge Valls radica en su fe, en su dimensión espiritual, su devoción mística a Jesús Cristo mediante y desde los sacramentos de la Iglesia Católica.  Valls vivió a plenitud mediante su servicio a Dios, al pueblo y al reino, los tres signos bajo los cuales todo católico es bautizado: sacerdote, profeta y rey. 

    La historia también nos enseña, que la vida filosofal tiene que ser íntegramente coherente en todas las dimensiones del ser humano: lo espiritual, lo intelectual, lo político, lo filial, lo nacional.  Los signos inescapables de esta dimensión plena de la filosofía son, a menudo, la incomprensión, la persecución, el encarcelamiento, y a menudo el sacrificio de la vida misma del filósofo, en la defensa de la verdad.  Ese es el paradigma socrático, paradigma que, tal y como propondremos en este trabajo, Jorge  Valls Arango vivió a plenitud.

    El tipo de la  personalidad filosófica se da poco en la historia, el filósofo, como tal, brota en un colectivo humano solo tras ardua decantación orgánica en las vicisitudes del tiempo.  La vida del filósofo es en sí, un evento digno de estudio, por todo lo que nos indica, nos alumbra, sobre tanto los tiempos en que logra darse su existencia como la doctrina que viene a iluminar.

    Así fue la vida de Jorge Valls Arango, en él se logró, como pocas veces en la historia de Cuba, la conciencia filósofica.  Lo vemos, en primera instancia, en su capacidad para coherentemente hablarle la verdad al poder no importa cual fuese el signo de éste. 

    Desde joven estudiante universitario se adelantó en la oposición vertical y pública al golpe de estado del 10 de marzo de 1952 dado por el General Batista al Presidente Prío.  Estuvo preclaro Valls en ofrecer como alternativa a la usurpación de los poderes públicos la movilización de la ciudadanía en primeras instancias de resistencia civil. 

    “En 1952 fuimos, un 10 de marzo al amanecer, a la Universidad de la Habana.  Subimos la escalinata porque estaba pasando algo que consideramos siempre muy grave.  Una cosa muy sencilla: se le estaba faltando el respeto a la persona humana.  Los hombres que han de obedecer una ley y una autoridad tienen el derecho a participar en su redacción y su aprobación.  Nadie debe servir a una autoridad que, conscientemente, no se ha aprobado antes, sea el rey, el presidente, el dictador o cualquiera”. (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988) 

    Participó en las manifestaciones estudiantiles contra el gobierno fáctico.  También participó, junto a sus hermanos y hermanas de la FEU, en el Diálogo Cívico, noble gesta emprendida por el patricio Don Cosme de la Torriente para intentar salvar a la República.  De convicciones civilistas, Jorge gravitó hacia la lucha armada emprendida por el Directorio Revolucionario de 1955, uno de cuyos fundadores fue, más por el fracaso del Diálogo Cívico y su propio sentido de honor y lealtad a sus compañeros, que por fe en que la insurrección armada le abriría caminos de libertad de Cuba.

     

    “En 1955 abogábamos por la lucha armada, quién sabe si depositarios de la tradición martiana y de toda la tradición revolucionaria con la que nos identificamos desde sus orígenes hasta nuestros días”.  (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988)

    La estampa socrática está en Jorge.  Al igual que Socrátes, que como soldado leal a Atenas, a su condición de ciudadano, y a sus compañeros de lucha, participa en una Guerra del Peloponeso, de cuyas intenciones y razones disiente, Jorge, no convencido del todo del Plan de Ataque al Palacio Presidencial, es parte de los hombres que se acuartelan para la participación el mismo, aunque su grupo no llega a participar en el asalto. De nuevo al igual que Socrátes, que se niega a colaborar cuando triunfan sus alumnos del Grupo de los Treinta y lo invitan participar de la consolidación del poder revolucionario desde el terror represivo, Jorge rehúsa participar en las filas  del gobierno revolucionario encabezado por Castro, reconociendo en el mismo un profundo desprecio por el estado de derecho. 

    El consagrado demócrata y luchador civilista Miguel Isa me comentaría que en 1959 una reunión en su casa en la Habana al regreso del exilio de México de tanto Isa como Jorge Valls, donde se celebrara la victoria revolucionaria, Jorge estaba muy serio, y al cuestionarlo Miguel sobre su falta de entusiasmo, éste le comentaría: “Miguel, me temo que ahora es que comienza nuestra lucha”.

    “En 1959 regresamos a Cuba.  No nos ‘dimos cuenta’ en 1959 de lo que iba a pasar.  No somos las viudas de nadie, no nos engañó el marido porque se nos fue con otra ni nada por el estilo. Ya en 1958 denunciábamos en México, públicamente, que la revolución cubana se desviaba, y que en vez de ir a la afirmación de la libertad política, la independencia económica y la justicia social que habíamos proclamado, se estaba decantando en su orientación hacia un estado totalitario que, entonces y ahora, seguimos calificando de nazifascista—hitleriano--, porque no reúne tanto las condiciones que definiera Lenin como las que se vivieron actualmente en la Alemania nazi entre los años de 1933 y el 45.  Estado profundamente irracional, improvisado, carente de toda sujeción a doctrina o a la ley, donde se decía, tranquilamente, que las leyes se hacían para poder violarlas, que los pactos se firmaban para poder romperlos.  Un día en Cuba pudimos asistir a conversaciones con funcionarios del régimen donde estas cosas nos fueron declaradas también”. (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988)

    El tiempo ha demostrado lo acertado que estuvo Valls en señalar la colaboración de los poderes totalitarios en la consolidación del castrismo.  En octubre del 2012, el servicio de inteligencia exterior de Alemania reveló que hasta cuatro ex miembros de las Waffen-SS alemanas fueron reclutados para entrenar a las tropas élites castristas en 1962, y que Castro negoció la compra de fusiles belgas con traficantes de armas alemanes ligados a la extrema derecha como parte del mismo acuerdo. (“Fidel Castro recruited Nazi-SS members to train tropos during Cuban missile crisis,” The Telegraph, 15 October 2012)   Asimismo, el norteamericano Francis Parker Yockey, uno de los principales ideológos del nazismo después de la Segunda Guerra Mundial, viajó a Cuba poco después de la victoria castrista en su afán de forjar una alianza internacional anti-semita entre la poderosa red nazista internacional de la que Yockey era parte y el poder comunista internacional.  Se sabe que Yockey se reunión con funcionarios castristas, pero no se sabe que resultó de las reuniones.  Jorge obviamente tenía conocimientos de estos detalles y otros, y los denunció repetida y solitariamente.

     

    Para Jorge, la lucha ante el totalitarismo comenzaba por la ética.  “Para el  nuevo tiempo la problemática cubana se definía como la lucha entre la persona humana y el estado totalitario tecnocrático”. (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988)

    Al igual que Socrátes, que en el Juicio realizado a los seis estrategos, o generales, por su fracaso en la Batalla de Arginusae, se opuso al dictamen del poder de que estos, para aplacar al pueblo, debieran ser ejecutados sin importar si eran culpables o no, Jorge Valls, en la Cuba de 1964, donde se estaba consolidado el totalitarismo castrista después de los hecho de Playa Girón, la Crisis de los Cohetes y la derrota, tras años de guerra, de los frente guerrilleros del Escambray y otras provincias, se hiergue públicamente en defensa de Marcos Armando Rodríguez Alfonso, “Marquitos”, acusado de la delación, en tiempos de Batista, de dirigentes del Directorio Revolucionario masacrados en Humboldt 7.  El juicio, burda farsa jurídica, sirve de escenario para el ajuste interno de correlaciones del poder por parte del castrismo.  Jorge, desde una postura clara de principios, se opone con su valiente testimonio a favor del acusado, a la victimización de un ser humano por los objetivos arteros de un estado totalitario.

    La tesitura del verdadero filósofo se da en la victoria, no en la derrota.  Ese es el legado de Cicerón, de Marcos Aurelio, de Asoka y Carlos V, quienes desde el poder, verdaderos reyes-filosofales, rehúsaron renunciar a la ética, aunque les costara el poder.  Es desde el poder que se conoce si la convicción personal responde a un compromiso real con la verdad o a instrumentación sofista en la búsqueda del predominio personal. 

    Triunfante la revolución por la que había luchado, desde los primeros momentos, Jorge identifica en el Movimiento 26 de julio los peligrosos signos de un totalitarismo incipiente.  Escribiría luego sobre el Ataque a Palacio de 1957: “…representaba el esfuerzo más notable para reclamar el principio del liderazgo revolucionario de Fidel Castro y del 26 de julio y de todo lo ideológicamente impreciso que se escondía detrás de una estética heroíca o emotiva” (Valls, Jorge. La Universidad ante el paso del siglo. Miami. Centro de Estudios para una Opción Nacional, 2000.)  Jorge opta por la verdad y no por lo “ideológicamente impreciso”.  Cumple estoicamente 20 años de prisión política por su oposición pública a la nueva tiranía mientras que otros compañeros suyos del Directorio Revolucionario traicionan los ideales originales de lucha convirtiéndose en sirvientes de la misma.

    Al finalizar su juicio, se encaró al Tribunal y le declaró: "Yo creo en Dios, en la libertad esencial del hombre, en la sacralidad del ser humano, en la Constitución y en todo lo que Ignacio Agramonte defendió en la Asamblea Constituyente de Guáimaro en 1869", (“Jorge Valls se ha marchado pero no nos ha dejado solos”, Secretariado de la Solidaridad de Trabajadores Cubanos, Octubre 26, 2015)

    En la prisión, resiste.  No lo quebrarán ni ideológica ni moralmente. Sufre golpizas y torturas.  Se dedica al cuidado y la defensa de sus compañeros, ejerce la compasión como doctrina de vida.  Me cuenta el activista revolucionario, pensador y escritor Francisco Javier Denis, quien también pasó largos años de presidio político, que debilitado tras enfermedades y huelgas de hambre, fue socorrido por Jorge Valls, quien siempre insistía en darle la poca porción de proteína que servían en raciones personales a cada preso.  Dada la poca nutrición, Francisco Javier le decía a Jorge: ¿Pero tú que vas a comer?  Jorge le respondía: “No como carne, soy vegetariano”. Conociendo el interés de Jorge en el hinduismo, Francisco Javier le creyó. Años después, ya en el destierro, en una ocasión social Francisco Javier vio a Jorge comiendo unas costillas  Se le acercó y le dijo, ¿pero tú no eras vegetariano? Jorge, quien ya había olvidado la treta de años anteriores, le dijo: no Francisco Javier, nunca lo he sido.  Javier me cuenta que se le aguaron los ojos.

    En la prisión crece como poeta, dicta cursos y conferencias de filosofía bajo las peores condiciones represivas, desarrolla la dramaturgia y lucha por elaborar un programa alternativo para la nación. ¿Cuál es la doctrina que en vida y obra expone Jorge Valls?

    Primero, en lo metafísico, la fe en la certeza absoluta de un orden moral universal, pronunciado en la Palabra del Cristo.  De este orden subyacente anclado en una inteligencia moral suprema, se destaca la razón como vía de acceso humano al diseño de la creación.  El culto a la razón en el terreno humano se en la comprensión de la ley, en la ciencia jurídica.  Aboga Jorge Valls, por encima de toda consideración ideológica, por el estado de derecho.  Entiende el logro de la república como un estado de conciencia superior, al espacio público como área donde se perfecciona la comprensión del derecho. 

    “La razón va en busca del derecho, del respeto”. (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988)

    Con su fe en un orden cósmico necesario, en un diseño justo, comprende a su nación, a todas las naciones, como dotadas de una misión específica, de una dignidad única en la pluralidad del ser.  Cree entonces, en Cuba, en su razón de ser, y en la vocación de la misma por el estado de derecho y la república.  Le es leal a la misma por encima de toda otra consideración política. 

    “Ahora bien, Cuba existe como nación. Cuba existe como misión histórica. Creo en lo que dice la Escritura: ‘En ti serán benditas todas las naciones de la tierra’. Cuba es una misión universal y tiene que cumplirla”. (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988)

    En el campo de la práctica filosófica, Jorge discrepa del giro cartesiano en la filosofía, de donde nace la modernidad.  Entiende que Descartes ha deambulado en el error al hacer dos afirmaciones: una, que el ser humano cobra conciencia del ser desde la duda.  Dos, que existe una separación conceptual entre alma y cuerpo.  En esto Jorge detecta un peligroso desvío en el pensamiento.  Para él, tomado de la doctrina de San Agustín, la verdad se afirma, la mente no se niega a si misma, la acción humana esa una propuesta, el cuerpo y la mente, el cuerpo y el alma, tal y como se encuentra en la enseñanza aristotélica, constituyen una continuidad del ser, una actualización del potencial de las formas imanentes. 

    Entiende que, aunque Descartes no lo pretendiese, de la separación doctrinal entre cuerpo y alma, surge la separación entre el pensamiento y la acción, que sirve como una de las fuentes de la aberración filosófica del totalitarismo, el materialismo y lo intrínsecamente perverso de tanto el comunismo de estado como el consumismo.  Entiende a la civilización occidental originada en Roma y transmitida a España, a la noción fundamental de una Iglesia Católica Romana, como pilares de la verdad, de la certeza filosófica. 

    Fue pionero Jorge Valls en la promoción de la doctrina de los derechos humanos, decantada en la Escuela de Salamanca bajo el magisterio de Francisco de Vitoria en el siglo XIV. 

    “La justicia no depende, ni siquiera, de la democracia.  La doctrina de los derechos humanos es anterior a la democracia y anterior al estado”. (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988) 

    El rescate de los derechos humanos como prioridad en la lucha contra el totalitarismo fue la propuesta fundamental de Jorge Valls, de ahí se hizo también pionero del concepto de la no violencia en el escenario político cubano, siendo así precursor del actual movimiento de derechos humanos, no violencia y sociedad civil en Cuba

    “Por los años de 1955, convocamos, desde lo alto de la Universidad de la Habana, a la revolución, y llamamos a la lucha armada con las palabras: ‘cuando la paz es indigna, la guerra es necesaria: hombres de mi pueblo, yo os incito a la guerra justa’. Sobre esto he tenido que pensar y revisar mucho, deliberar sobre la situación actual y replantear que la lucha por la libertad tiene que pasar, previamente, por la no-violencia.  No porque sea una táctica, sino porque es lo únicamente correcto”.  .  (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988) 

    A Cuba la entiende como central a los asuntos latinoamericanos, “provincia de la nación iberoamericana”, le llama, por ende necesariamente soberana en sus razones, con vocación de independencia como único manera de lograr su propio espacio público, su propia racionalidad, su propia republicanidad.

    “Soy simplemente un ser humano que trata de hablar, un ser humano que no por su voluntad sino porque Dios lo escogió nació en Cuba, la Isla cuyo nombre significa centro –Cubanacán, centro de centro--, una isla que se da a sí misma la responsabilidad de ser centro del mundo.  Y yo me lo he creído…” (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988) 

    Admira y estudia las razones esenciales de los Estados Unidos, pero le teme a las consecuencias de las influencias materialistas y consumistas en la política exterior del mismo y por ende, no los considera aliados fiables.  Le teme a la influencia de una agenda escondida del Departamento de Estado en los asuntos cubanos.  Aunque dificultosa sea, busca una solución entre cubanos para la agonía de Cuba.

    “El destino de Cuba corresponde a los cubanos.  Nunca hemos pedido permiso a nadie para intentar los destinos de nuestra nación. Nunca hemos basado nuestra razonamiento sino en la causa fundamental de Cuba”.   (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988) 

    En esta concepción clásica del espacio público y de la soberanía del derecho, desarrollado en el siglo de oro del pensamiento filósofico, el XII, se ancla tanto su nacionalismo como su socialismo.  Su análisis socialista no responde a Marx.  Responde a la priorización del espacio público, por encima del cual entiende no debe estar el derecho a la propiedad privada porque es desde el espacio público que se define a la misma.  Por tanto, es fiel al ideario de Democracia (Libertad Política), Nacionalismo (Independencia Económica), y Socialismo (Justicia Social), del Directorio Revolucionario.  Suyo es el socialismo gremial, autogestionario, fundamentado en la autonomía municipalista, que refleja el orden corporatista de lo que fue la República Cristiana del Sacro Imperio Romano, y después, en los tiempos modernos, de los social revolucionarios cubanos Antonio Guiteras, Sandalio Junco y Charles Simeón.

    “It is obvious that vigorous social base organizations are required to sustain much of the stability of the communitarian structure, like the diversity of creative action in the process to be initiated. Among these are the unions, the universities, the municipalities and the farmers' associations. With total autonomy and jurisdiction as far as their social accomplishment, these will be the dynamic and creative forces of the program we seek to fulfill.” (Valls, Jorge. “The Voices we never hear: Cuba’s Democratic Socialists Speak Out,” revista electronica Socialist)

    La prioridad para Jorge Valls no era lo ideológico.  “Sistemas políticos ha habido mil; económicos, sabe Dios, mil cien.  Y estos no han quedado.  Se han ido transformando.  Todo es transformable. No hemos llegado al último día de la Creación”. (Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988) 

    Su prioridad era la atención a la persona humana, el mandato de la solidaridad con el prójimo. “Ser persona es esto: ser un ‘yo’ para un ‘tú’, un ‘tú’ para un ‘yo’, y un intentar un ‘nosotros’ “.(Charla de Jorge Valls en el Foro/Debate USA-CUBA ¿OTRA PERESTROIKA?, Foro del Instituto de Estudios Cubanos, Universidad de Miami, 1988)  Dedicaba su tiempo a cuidar a los viejos, a los enfermos, a los necesitados.  Cuantas veces no lo vimos transportándose en Miami en guagua, caminando por las calles, sudado, para ir a socorrer a algún necesitado.  El conjunto de su vida llegó a encarnar esa doctrina que es la esencia de nuestra raza cubana, el profundo calor humano, la profunda solidaridad con el prójimo, la consideración por el otro, que caracteriza lo mejor de nuestros aportes.

    Cuidó con feroz integridad el pensamiento humanista nacido de su interpretación de esa doctrina orgánica, de ese profundo sentido del honor, de decencia por encima de todo, que constituye la aspiración cimera de todo buen cubano y cubana, de esa doctrina civilista que los cubanos nobles, contra viento y marea, han defendido por más de doscientos años de luchas por la libertad.  Su vida ha servido como puente, en esta larga noche de la cubanidad, entre los soñadores civilistas de antaño, del 30, de los 40 y 50, con el incipiente movimiento civilista que hoy constituye la más clara esperanza de libertad, de refundación, con que cuenta Cuba.  Si ‘mártir’, proviene de la palabra ‘testigo’.  Jorge fue testigo de la pureza de las intenciones del verdadero Directorio Revolucionario y de todas aquellas fuerzas revolucionarias, que fieles al espíritu de la Constitución de 1940, lucharon por renovar a la República y no para destruirla.  Por ese testimonio pagó un inmenso precio personal, fue mártir de esa verdad, y esto, lejos de llenarlo de amargura, lo inundó de alegría, pues así era su fe en Cristo y en Cuba.  Su vida es un testimonio a esa pequeña isla, que anclada en el mar, hizo tan importantes contribuciones universales, que prometía, ya en los años 50, con pasar de cultura a civilización, o centro de civilizaciones.  No lo logró, cayó víctima de la trampa totalitaria.  Jorge dio su pensamiento, vida y obra, a la esperanza de algún día los cubanos volverán a emprender ese camino de la civilización.  

     






  • 20 Jan 2017 8:48 AM | Anonymous

    Cantaclaro

    Radio República Lunes, 9 de enero de 2017
    Julio Estorino



    Los filósofos de esquina y tertulia, que abundan mucho en Cuba, son unánimes alexpresar, con grave convicción, que la muerte es la gran igualadora, la única que no discrimina, ni perdona a nadie, pues, llegado el momento, se lleva lo mismo al rico que al pobre, al blanco y al negro, al poderoso y al sometido y, visto de esa manera, no les falta razón.

    Pero, curiosamente, es a la hora de la muerte donde se hacen más claras las diferencias entre los seres humanos, esas diferencias fundamentales que marcan la vida de todos los mortales, porque es entonces cuando tanto Dios como los vivientes pueden emitir un juicio definitivo sobre aquel o aquella que se ha topado con la muerte.

    Lo anterior se ha hecho patente en Cuba en este último fin de semana con el fallecimiento de dos cubanos muy distintos. El viernes dejó de existir en La Habana el profesor Félix Bonne Carcassés, una de las figuras más destacadas en la oposición a la tiranía castrista y el día siguiente, sábado, falleció, también en la capital, el general de división Carlos Fernández Gondín, ministro del interior del régimen. Una vez más, pues, se confirma que la muerte no discrimina, al llevarse, casi juntos, a un patriota y a un sicario, a un hombre que luchaba por los derechos de su pueblo y a otro cuyo gozo estaba en conculcar esos derechos; a un cubano consagrado a servir a la libertad y a otro entregado al servicio de la tiranía.

    La diferencia, pues no la hace la muerte, la hace la vida. Mientras a Félix Bonne Carcassés se le recuerda reverentemente como un hombre bueno, un hombre transparente que decía lo que pensaba y proclamaba la verdad, sin temor a las consecuencias; un hombre que sufrió heroicamente persecución, atropellos y cárcel por defender una causa justa; a Fernández Gondín se le recuerda como un hombre siniestro, organizador de la chivatería, la vigilancia y las trampas que sufren los cubanos; un corrupto que nadaba en la abundancia a costa del sufrimiento de sus hermanos. Ante el cadáver del profesor Bonne se siente admiración y tristeza. Ante los restos de Fernández Gondín son inevitables el desprecio por su vida y la satisfacción por su muerte.

    Descanse en paz el maestro cuya mejor lección fue su vida misma: ha podido llegar a la muerte con la frente en alto. ¡Gracias, Félix Bonne Carcassés! Frente al poder de los esbirros, tú has ganado la batalla de la vida, porque la viviste bien: descansa en paz.


  • 17 Jan 2017 3:15 PM | Silvia G. (Administrator)

    Editorial, Orlando Gutiérrez


    La muerte de Carlos Fernández Gondín

    La muerte de Carlos Fernández Gondín posiblemente sea de mayor importancia para el post-castrismo que la muerte del mismo Fidel Castro.  ¿Porqué afirmamos esto? Porque mientras Fidel Castro era el símbolo obsoleto de un cruel experimento social fracasado, Carlos Fernández Gondín era la la eminencia gris que representaba el traspaso de la continuidad de la conducción de las estrategias represivas de la primera generación de jefes de la tiranía, a la segunda generación a la que los primeros  intentan pasarle el poder.  Para llegar a inspirar el miedo que inspiraba Gondín en las mismas filas del Régimen, tendrían que decidir los nuevos oficiales del MININT y del MINFAR si adentrarse o no por un camino de interminables crímenes de lesa humanidad.

    Gondín, quien supervisó o dirigió algunas de las acciones represivas más criminales de la tiranía castrista, como fue la masacre de los sobrevivientes del desembarco de Vicente Méndez; la detención, tortura y ejecución de oficiales jóvenes de las FAR que conspiraban contra la el castrato a comienzos de los años 70; el caso Ochoa; el hundimiento del remolcador 13 de Marzo, y toda la persecución y represión contra la resistencia, era un hombre temido en las filas del MINFAR y del MININT.

    Según un alto oficial de las FAR que rompió con la tiranía, Gondín era parte esencial “del nudo del poder…” Ese nudo del poder constituído en su interior por un núcleo muy reducido de hombres que han tomado las decisiones desastrosas que han llevado al país a la crisis social, económica y moral en la que se encuentra, y a la nación a la catástrofe demográfica: Fidel y Raúl Castro, Ramiro Valdés, José Ramón Machado Ventura, Abelardo Colomé Ibarra…y Carlos Fernández Gondín.

    En su haber Gondín también tenía el haber sido parte de la vanguardia operative castrista que le abrió paso a la intervención militar en Angola en apoyo al MPLA, así como la concepción y coordinación de la represión contra el levantamiento estudiantil venezolano en el 2014.

    Gondín era uno de los personeros del régimen más directamente ligado a crímenes de lesa humanidad, hombre de absoluta lealtad a Fidel y Raúl Castro…eje de las estrategias represivas que han logrado hasta hoy la supervivencia del castrismo.

    Su ausencia física hace hoy más patente que nunca la disyuntiva ante la cual tienen que encontrarse las nuevas generaciones de hombres y mujeres capaces que están dentro de la filas de la tiranía.

    La naturaleza misma parece estar barriendo de la faz de la nación cubana a esta caterva de criminales, ante lo cual tenemos que preguntarnos: ¿queremos una Cuba que siga, de manera suicida, por el sendero de destrucción, desunión y muerte al que estos hombres la condenaron?

    Esos cientos de profesionales de una nueva generación, ¿repetirán crímenes como los cometidos contra el pueblo por este grupo conspirativo, o trabajarán, desde donde se encuentran, para enrumbar al país hacia un nuevo destino, hacia el estado de derecho, hacia la restauración de las libertades conculcadas, hacia la reconciliación de todos los cubanos en el afán de construir una república nueva y próspera?

    Sé que esta decisión tiene que ser urgente, porque la situación que enfrenta el país es grave: la economía se derrumba, Venezuela ya no puede más, una nueva administración se asoma en los Estados Unidos, pero sobre todo…la Resistencia, el Exilio, se ha levantado con más energía que nunca, renovado en su afán de lograr una Cuba libre.

    Sí, la vida de Fernández Gondín habla de represión, de aplastamiento de los esfuerzos libertartadores cubanos, pero también atestigua que estos esfuerzos han sido incesantes… ¿Querrá verdaderamente una nueva generación de jóvenes oficiales cubanos perpetuar la lucha fraticida entre cubanos, que ha costado a Cuba tantos años de luto y estancamiento? ¿Se tragarán la bazofia con que una sola familia y un solo partido pretenden adormecer al país?

    El castrismo se muere, se muere y se hace polvo y desaparece, dejando a Cuba en ruinas…¿puede alguien que ame a su pueblo querer perpetuar esta infamia?



<< First  < Prev   1   2   Next >  Last >> 

.

Directorio Democrático Cubano  is a 501(c)3 non-profit organization | 730 NorthWest 107 Avenue, Suite 117 Miami, Florida 33155 | 305-220-2713 |  info@directorio.org